Abierta al tráfico la nueva carretera entre Icod de los Vinos y El Tanque

1
2

Esta vía, incluida en el cierre Norte del Anillo Insular, corrige la obsoleta estructura viaria de la zona noroeste de la isla de Tenerife

anillo-insular-Icod El Tanque-2014El Consejero de Obras, Publicas, Transportes y Política Territorial, Domingo Berriel, participó esta mañana, junto al presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, a la ministra de Fomento Ana Pastor, y al resto de autoridades insulares y locales, en la inauguración de la “Nueva Carretera de Icod de los Vinos a Santiago del Teide. Tramo: Icod ‐ El Tanque”.

Se trata de una carretera con características de vía rápida, que permite corregir la obsoleta estructura viaria actual de la zona noroeste de la isla de Tenerife. Esta nueva vía se incluye dentro del denominado Cierre Norte del Anillo Insular de carreteras de la Isla, que unirá la Autopista del Norte TF-5, que actualmente finaliza en los Realejos, con el Valle de Santiago del Teide, donde se conectará con el Cierre Sur (Tramo: Adeje-Santiago del Teide).

Contratada por el denominado método alemán, es decir, por el  abono total del precio a su finalización, fue adjudicada a la UTE: ACCIONA-FERROVIAL-BRUESA-VVO por importe total de 123.217.329,93. El contrato tuvo dos Modificaciones técnicas, ambas sin incremento presupuestario.

La nueva vía consta de una calzada bidireccional con un enlace, tres glorietas, tres puentes y un túnel de más de 1.200 metros. Su longitud total de la obra es de algo más de 12 kilómetros y discurre por los municipios de La Guancha, Icod de Los Vinos, Garachico y El Tanque.

Desde su inicio, en el kilómetro 51 de la carretera TF-5, a la altura del barrio de Buen Paso en Icod de los Vinos, el anillo insular abandona su trazado cercano a la costa para ascender primero a las medianías y alcanzar después su cota más alta en Santiago del Teide, en la boca del futuro túnel de Erjos. De este modo, se puede decir que en el subtramo de Icod-El Tanque, esta circunvalación se convierte en una vía de medianías, evitando núcleos urbanos consolidados, sin dejar por ello de servirlos.

Bordea el barrio de Buen Paso, también en Icod de los Vinos, por el sur, pasa por el de Santa Bárbara y cruza la zona alta de Icod. En este municipio, antes del barrio de El Amparo, se sitúa el enlace de Las Lajas para la conexión con la parte baja del Valle y el casco de Icod, así como con los barrios de El Amparo, La Vega y La Montañeta.

La nueva carretera pasa por el paisaje protegido de los Acantilados de la Culata, por medio del Túnel de la Vega, de 1.217 metros de longitud. Este túnel tiene su entrada en el kilómetro 6,5 de la obra, al oeste de El Amparo y su salida se localiza junto al barrio de La Vega.

Tras bordear Genovés y superar San Juan del Reparo, el trazado pasa al norte de la Reserva Natural Especial del Chinyero, finalizando en las proximidades del casco de El Tanque, y conectando con la carretera TF-82, mediante una intersección giratoria llamada la Glorieta de El Tanque.

Además del Túnel de la Vega, la vía cuenta con un total de 14 falsos túneles de entre 50 y 200 metros aproximadamente, además de dos puentes y un viaducto. Todas las infraestructuras subterráneas son de calzada única de un tubo y tráfico bidireccional.

La nueva carretera se conecta con el resto del viario en tres puntos o nudos:

Al inicio de la obra, la Glorieta de Buen Paso conecta la vía rápida con las carreteras TF-5 y TF-42, distribuyendo el tráfico hacia la Comarca de la Isla Baja (Garachico, Los Silos y Buenavista) y hacia el casco de Icod de Los Vinos.

En el kilómetro 4,5 el Enlace de Las Lajas, da servicio a la parte alta del Valle de Icod y al casco de esta ciudad, además de a El Amparo, La Vega y La Montañeta.

Al final del tramo, la Glorieta de El Tanque vuelve a conectar la nueva carretera con la carretera general TF-82.

Entre el inicio en Buen Paso y las inmediaciones de La Vega, la vía, dada su elevada pendiente, cuenta con tres carriles: dos para el sentido Icod-El Tanque, un carril de circulación más otro adicional para vehículos lentos, y uno para el sentido contrario. Entre los kilómetros 8,1 y el 11,4, la carretera tiene únicamente un carril por sentido, mientras que en la última parte, desde el kilómetro 11,4 a la glorieta de El Tanque, la vía rápida cuenta de nuevo con tres carriles, al constar nuevamente de un carril adicional para vehículos lentos, esta vez para el sentido El Tanque-Icod de Los Vinos.

Una obra integrada en su entorno

Las obras de la  “Nueva Carretera de Icod de los Vinos a Santiago del Teide. Tramo: Icod – El Tanque” incluyen una serie de actuaciones destinadas a la Integración Territorial cuyos principales objetivos son los siguientes:

Recomponer no solo la estructura, funcionamiento y dinámica de los ecosistemas naturales afectados directamente por las obras de la nueva carretera en los límites de los hábitats afectados, sino en el resto de zonas pertenecientes a la misma que queden dentro del dominio público y que sean susceptibles de actuación. Esto permite dotar de conectividad a los hábitats que han sido fragmentados por las obras de la nueva vía, reduciendo el aislamiento al que pudieron verse sometidos y favoreciendo la creación de corredores naturales, tanto transversales como longitudinales.

Reducir el impacto producido por la obra sobre las superficies afectadas de manera directa, y garantizar una cierta ganancia mínima de calidad en estas zonas restauradas.

En la fase de proyecto, se establecieron las siguientes soluciones:

La construcción de Túnel de La Vega, entre los kms 6’5 y 7’7, de 1.160 metros de longitud y que supone no afectar al Paisaje Protegido de los Acantilados de la Culata.  Este Paisaje fue declarado como paraje natural de interés nacional de Acantilados de Los Silos, El Tanque, Garachico e Icod, y reclasificado a su actual categoría por la Ley de Espacios Naturales de Canarias. Su importancia, en cuanto a la vegetación se refiere, radica en que la flora alberga restos de un antiguo bosque termófilo y, en el límite superior de este espacio protegido, encontramos abundantes plantas rupícolas así como especies del monteverde seco que se distribuyen en general por toda esta zona del acantilado.

Sustitución de los muros de hormigón, previamente proyectados, por otro tipo de construcción denominada “muro verde”. Se trata de un elemento de contención que se basa en las características de un suelo reforzado, formado por el conjunto de material de relleno compactado y su refuerzo mediante geomallas. Este tipo de construcción permite que, en su superficie vista, pueda desarrollarse la vegetación del hábitat circundante.

En la fase de obras se han implementado las soluciones que a continuación se detallan:

Construcción de un vivero para el acopio de plantas recogidas antes del desbroce y la producción de plantas a partir del material vegetal obtenido en las zonas afectadas por las obras. Se ubicó en la cercanía de la obra, para que las condiciones climáticas en las que se encontraban las plantas durante los trabajos fueran similares a las que tienen en las zonas a revegetar.

Extracción manual de plúmulas y recogida de semillas y material vegetal para la producción de plantas en el vivero.

Acopio de tierra vegetal, que es la que se encuentra en la parte superior del horizonte del suelo.

Restauración morfológica del terreno transformado, de forma que se consiguió la integración de la nueva topografía del terreno en la orografía circundante.

Aporte de tierra vegetal en los “muros verdes” previamente acopiada como capa superficial de las superficies que se restauraron mediante revegetación. En la cara vista de los “muros verdes” se realizó el aporte de una capa de unos 30 cm de tierra vegetal procedente de los acopios hechos en obra, y siempre de un lugar cercano al de la ubicación de cada uno de los muros.

Plantaciones y siembras: La restauración de la cubierta vegetal es un tratamiento básico en la recuperación de cualquier espacio degradado, y necesita de una buena planificación, una correcta selección de especies y un mantenimiento apropiado para que se lleve a cabo con éxito.

Integración especifica de la obra de drenaje en el km 6,4, mediante plantación de especies trepadoras.

Mantenimiento

El mantenimiento de las plantas debe ser mínimo. En vivero las plantas han seguido un proceso de endurecimiento que les permite una adecuada adaptación a las condiciones de campo. Durante el primer año deben realizarse riegos de apoyo en función de las condiciones de las revegetaciones y de las condiciones meteorológicas.

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here